Ninoska de Gracia. Moscú. Jardines de la Casa PasKov. Oleo sobre lienzo.

VIAJE A MOSCU

Una de mis pasiones es viajar. Me gustaría hablaros de cada uno de los viajes que han inspirado mis obras, comenzando por el último, en el que basé todos los cuadros que conformaron mi exposición del año pasado en la Galería Ansorena de Madrid. Posteriormente pudo verse también en el Centro de Ciencia y Cultura Ruso de Madrid.

Rusia siempre ha estado presente en mi vida. De adolescente bromeaba con mi nombre “Ninoska”, diciendo que había nacido allí. Más tarde, mis padres me contaron las maravillas que habían visto en un viaje, allá por los años 80, en el que recorrieron el Círculo Dorado. Vinieron fascinados y cargados de libros de pintores rusos. Así descubrí a Leviatan, Valentín Serov, Repin…

¿Cómo he descubierto yo Moscú?.

Hace unos años, unos grandes amigos, a los que puedo llamar también mecenas, Hervé y Dominique, me invitaron a viajar a Moscú. Me propusieron que les pintara un cuadro de allí. Cuando la visitaron en sus vacaciones pensaron, y no se equivocaron, que sería motivo de inspiración para mí. Un sueño, ¿verdad?.

 

Ninoska de Gracia. Puente hacia la Iglesia de Cristo Salvador en Moscú

“Puente hacia la Iglesia de Cristo Redentor”.

De este viaje no sólo me traje su cuadro, sino que mi cabeza y mi corazón vinieron cargados de ideas y motivos que luego plasmé en una exposición completa.

Moscú me causó un gran impacto. No esperaba encontrar una ciudad tan luminosa, tan llena de color, con tantos rincones en los que encontraba pequeñas iglesias y con una arquitectura tan especial.

 

Ninoska de Gracia. Pequeña Iglesia Ortodoxa. Moscú. Cera sobre papel. Galería Ansorena    “Catedral de San Basilio”

Ninoska de Gracia. Catedral de San Basilio. Moscú. Cera sobre papel. Galería Ansorena” Pequeña iglesia ortodoxa”

Museos y artistas rusos

Visitar sus museos, el Museo Pushkin y la Galería Tetriakov fue algo maravilloso. Ver de cerca los cuadros de Levitan, Serov, Ilya Repin, o descubrir a Malyavin e Igor Grabar me cargó de energía.

También he descubierto a impresionantes ilustradores de cuentos y figurinistas de ballet como Ivan Bilibin, Leon Bakst o Natalia Goncharova.

Y un gran descubrimiento que he hecho recientemente, es el fotógrafo Sergey Prokudin Gorsky, de principios del siglo XX. Sus fotos me han transportado al interior de Rusia, la Rusia agrícola y campesina que ya estoy deseando conocer en un próximo viaje.

 

” Casa amarilla con jardín”

Con motivo de mi exposición sobre Moscú, inicié un nuevo proyecto en el llevaba pensando ya tiempo. Lancé una colección de complementos,  pañuelos y abanicos, inspirados todos ellos en mis obras . Algunos de ellos se basan en motivos florales rusos y otros en las famosas vidrieras de la Estación Novoslobòdskaya del Metro de Moscú.

 

Ninoska. Vidriera del Metro de Moscú Roja. Cera sobre papel. Galería Ansorena de Madrid

ninoska pañuelo de seda vidriera metro de Moscú.

Pañuelo de seda inspirado en las vidrieras del Metro de Moscú

Ninoska. Cuadro de flores con estampado ruso. RusiaAbanico seda flores lilas con fondo ruso NinoskaAbanico de seda inspirado en la obra “Lilas con fondo ruso”

 

No es esta una etapa ya cerrada… Sigo estudiando sobre sus ilustraciones, sus elementos de ornamentación, sus trajes populares, los estampados de sus telas y su literatura. Mis últimos trabajos siguen inspirándose en ello. Rusia sigue en mi cabeza.